7.06.2014

No es amor, es pasión...

Mirando titulares así de forma rápida, porque los hay que no me interesan en absoluto, me he parado en éste, y he entrado en el enlace para seguir leyendo la noticia.
En casa, de niña, siempre hubieron perros y gatos; bueno, recuerdo especialmente una perra, una Setter Irlandesa de caza cruzada con vaya usted a saber qué. Pero éramos "iguales", aún se lo decía a mi hija el otro día: cabello negro y ondulado, ella tenia nombre, Morena, mi Morena. (obviamente no tengo fotos...) Era algo parecido, ya digo que no era de pura raza.


"Mataba" por mí, era pasión. Me seguía a la escuela, no dejaba que nadie se me acercara, llegó a comerse alguna merienda ajena... La verdad, me creó algún problemilla social. Los "símpaticos" que actúan de lideres (en todos los grupos) y el resto les ríen y aplauden sus idioteces, me llamaban "la de la Tula". En fin, corramos un tupido velo, pero cuando mi padre me decía que la Morena me quería mucho, por eso actuaba así, yo le decía: Papa, yo no quiero que me quiera tanto...
A todo esto habría que añadir que yo a los animales les he tratado siempre como lo que son, animales. Tienen su lugar para estar, comer y dormir. Siempre he dicho y digo que entre el maltrato animal y lo que algunas personas hacen, y como se comportan con sus mascotas... Vamos, que nunca durmió mi Morena conmigo, ni fue necesario para crear el vínculo.

La Shunca no se perdía detalle de su "amo" mientras él jugaba a rugby.

Desde hace unos meses, pocos, ha venido a la famila Shunca, esta perra loba checoslovaca cruzada también con otra raza. No es mía, podríamos decir que soy "la yaya". Ha provocado situaciones y he visto actuaciones de ella que me han hecho pensar, mucho.
Ella por su reciente "amo" no sé si mataría, pero iría a buscarle al fin del mundo...

4 comentaris:

joan gasull ha dit...

de vegades són molt més lleials que les pròpies persones i masses vegades són maltractats sense mesura per gent que no sabia el que volia en el moment d'adoptar-lo.
Aquest està en bones mans, segur.

Glòria ha dit...

Hola Garbí, segur que sí :-)
Gràcies!

Montse ha dit...

La "connexió" amb la meva gossa, la Taca, és tal, que de vegades em fa por. Em coneix millor que alguns dels meus amics! i sempre "sap" quan m'ha de venir a fer una llepadeta o quan s'ha de quedar al seu raconet, mirant-me amb ulls, sobre tot, lleials!

M'ha agradat, això de "la yaya" ;)

Glòria ha dit...

Després de veure el comportament de la Shunca, amb uns mesos que fa que l'ha adoptat el meu fill, no tinc cap mena de dubte, Montse.
Si mira... li compro xuxes i tot ;-)