12.02.2012

El silencio tiene un precio...



2 de Diciembre, hoy hace 30 años que Felipe González Márquez fue elegido Presidente del Gobierno de España. Sí, fue en 1982, más o menos por esa época, la Glorieta tenía esta pinta: tejanos, zapatillas con suela de esparto, camiseta negra, sin maquillar, sin abalorios y pelo largo al viento.
Para los jóvenes progresistas de entonces fue toda una "revolución", nunca hasta entonces había estado en el poder la Izquierda, mis recuerdos de niña siempre fue la de Franco en el NO-DO inaugurando pantanos... Después de su muerte, la Democracia, Monarquia Parlamentaria, la Transición y, el triunfo del PSOE, liderado por aquel joven Felipe que me gustaban de él como aquél que dice hasta sus andares. Recuerdo el slogan que se repite de vez en cuando y por diferentes partidos, sean de derecha, de centro o de izquierda: "El Cambio".
A lo largo de los 30 años me he mantenido fiel a Felipe y al partido que representaba, pero ha llegado el tiempo de las dudas, aquello de "donde antes veías una peca, ahora ves una verruga", no creo que tenga todo el "mérito" él, pero mira por donde ayer vi un testimonio que me dejó "pasmá" como diría su colega Guerra (no fui guerrista, lo dejo ahí).
Entonces ¿Qué me une ya a estas siglas? Los valores y los principios hay quien se ha ido encargando en su paso por el poder de echarlos por tierra y, la ideología... yo sé lo que creo y en lo qué creo.
Mi silencio ni se compra ni se vende.


6 comentaris:

Javier R. T. ha dit...

Salí por patas mucho antes. A poco de que España empezara a oler a cal viva y que se demostrara que Segundo Marey era un buen hombre a quienes macharon los terroristas de Estado.
Luego, con el zapaterismo (sinónimo de incapacidad e infantilismo político) no volví a arrimarme.
Una pena-

Glòria ha dit...

Interesante comentario, Javier. Gracias :-)

Joana ha dit...

Aquest, com tants, al el retiro i les amistats de calers, han perdut el nord, seguir cobrant com ex president quan te una empressa de joieria amb la que fa milions... ja ho diu tot.
En tenim a tots els partits això sí.

Glòria ha dit...

Doncs sí, Joana, tens raó, a tot arreu hi ha merda.

joan gasull ha dit...

El problema més gran que tenim és que s'han perdut aquells valors per convertir-se en ànsia de poder, passant per sobre de qui faci falta.

Glòria ha dit...

Exacte! Bon diumenge, Garbí.