1.16.2010

Deberes para el "finde"

"Problema a resolver.

Antonio, padre de Roberto, un niño de 8 años, sale conduciendo desde su casa en Madrid y se dirige rumbo a Valencia. Roberto, va con él.
En el camino se produce un terrible accidente. Un camión, que venía de frente, se sale de la autopista y embiste de frente al auto de Antonio.
El impacto mata instantáneamente a Antonio, pero Roberto sigue con vida.
Una ambulancia de Valencia llega casi de inmediato, advertida por quienes fueron ocasionales testigos, y el niño es trasladado al hospital.
En cuanto llega, los médicos de guardia comienzan a tratar al niño con mucha dedicación pero, luego de intercambiar opiniones y estabilizarle las condiciones vitales, deciden que no pueden resolver el problema de Roberto. Necesitan consultar.
Además, advierten el riesgo de trasladar al niño y, por eso, deciden dejarlo internado allí, en Valencia.
Luego de las consultas pertinentes, se comunican con el Hospital de Niños de Madrid y finalmente conversan con una eminencia en el tema a quien ponen en conocimiento de lo ocurrido.
Como todos concuerdan que lo mejor es dejar a Roberto en Valencia, la eminencia decide viajar directamente desde Madrid hacia allá. Y lo hace.
Los médicos del lugar le presentan el caso y esperan ansiosos su opinión.
Finalmente, uno de ellos es el primero en hablar: '¿Está usted en condiciones de tratar al niño?', pregunta con un hilo de voz.
Y obtiene la siguiente respuesta:
'¡Cómo no lo voy a tratar si es mi hijo!'.

Bien, hasta aquí, la historia. Está en ti el tratar de pensar una manera de que tenga sentido. Datos:
a) Antonio no es el padrastro.
b) Antonio no es cura."


La solución, otro día; mientras, se admiten discusiones (si ya lo sabías ... "juega" un poco).

La solución es que la eminencia de la que se habla, es la madre. Este punto es clave en toda la discusión del problema. Como se advierte (si quieres vuelve y relee todo), nunca se hace mención al sexo de la eminencia. En ninguna parte.
Pero nosotros tenemos tan interiorizado que las eminencias tienen que ser hombres que no podemos pensar en la mujer. Y esto va mucho más allá de que puestos ante la disyuntiva explícita de decidir si una eminencia puede o no puede ser una mujer, creo que ninguno de nosotros dudaría en aceptar la posibilidad tanto en una mujer como en un hombre.
Sin embargo, en este caso, falla. No siempre se obtiene esa respuesta.
Más aún: hay muchas mujeres que no pueden resolver el problema y cuando conocen la solución se sienten atrapadas por la misma conducta machista que condenan.
En fin, creo que es un ejercicio muy interesante para analizar nuestras propias complicaciones y laberintos internos.


6 comentaris:

garbi24 ha dit...

estem rumiant-hi, però no ho veig clar

Glòria ha dit...

"Estem"... O sigui, que necessites ajut... ;)

Striper ha dit...

Pot ser la seva mare no en lloc posa que la eminencuia sigui home a que no. Si encertat fare una tombarella de content.

Glòria ha dit...

És una reflexió molt assenyada...

Arare ha dit...

Està clar que l'eminència ha de ser la mare, no? jo crec que l'Striper té raó!

Glòria ha dit...

Striper, ja pots fer la tombarella!!!
Doncs sí, Arare; per a mi no ha estat tan clar, he caigut en la trampa. També he de reconèixer que no em volia capficar massa i de seguida vaig anar a la sol·lució.
Que tingueu un bon diumenge tots tres.