9.25.2009

Mismo mensaje, con diferentes palabras...

La ciega.
Había una ciega sentada en la calle, con una taza y un pedazo de cartón escrito con tinta negra que decía: "Por favor ayudame, soy ciega".
Un creativo de publicidad que pasaba frente a ella, se detuvo y observó unas pocas monedas en la taza.
Sin pedirle permiso tomó el cartel, le dio la vuelta, sacó un rotulador negro que él llevaba y escribió otro texto.
Volvió a poner el pedazo de cartón sobre los pies de la cieguita y se fue.
Por la tarde el creativo volvió a pasar frente a la ciega que pedía limosna; su taza estaba llena de billetes y monedas.
La mujer reconoció sus pasos y le preguntó si había sido él el que reescribió su cartón, y sobre todo qué había escrito.
El publicista le contestó:
"Nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras", sonrió y siguió su camino.
El mensaje decía: "Hoy es primavera y no puedo verla".

6 comentaris:

garbi24 ha dit...

Lo que fa el marketing, em pregunto que li posarien al senyor Millet en el seu cartell.
En tot cas bé per la pobre vella i per tú.....que et contradius amb el post anterior.
Aquesta setmana ja n'has clavat tres.......jejejejeje

Glòria ha dit...

... Ha estat un d'aquells esporàdics...
L'excepció que confirma la regla...
No sé com es dirà la síndrome d'acumular diners amgats... si acumular brossa es diu síndrome de Diògenes... I a més bitllets liles... té guasa la cosa!
Bon finde, Garbí.

Anònim ha dit...

Muy buena la historia. Y, verdaderamente, el marketing sin dudas puede hacer maravillas y la primavera verdaderos milagros.

Abrazos,
Julia

Glòria ha dit...

Gracias, Julia, yo he encontrado una historia digna de compartir. No siempre nos expresamos con las palabras adecuadas al lanzar un mensaje; yo la primera...
Igualmente.

GAIA ha dit...

Realment veritat. Tot depèn de la manera com es diu.
Bona entrada!

Glòria ha dit...

Magnífic missatge, oi Gaia?